Monday, 20 May 2013

Aprender a frenar como es debido


Supongo que es una reacción totalmente natural pero definitivamente peligrosa. Me refiero a la imperiosa necesidad de saltar de la bici en el momento que intuyo que me ronda algún peligro, lo que sucede a menudo.

Hasta para lanzarse de la bicicleta hay que aprender. No sé las veces que me he amoratado las pantorrillas porque de camino al suelo en un salto casi mortal el pedal se encontraba en mi camino y como en esas circunstancias una no mira...

El caso es que, por aquí, la gente tarda un montón en frenar y necesitan unos diez metros para bajarse. Primero quitan un pie del pedal para mantenerse de pie sobre el segundo pedal y con una sola pierna hasta que el rozamiento o la inclinación del terreno paran la bicicleta. Realmente no sé si usan el freno si quiera.

Desde el principio supe que esa forma de parar no iba conmigo. Mis nervios me lo impiden, así que pedí ayuda desesperadamente para que alguien me enseñara a frenar con algo de dignidad.

Descubrí entonces que frenar adecuadamente es casi de lo primero que se debería aprender. Primero, y sin llegar al pánico, frenar despacio para no salir disparada y seguir manteniendo el equilibrio con los dos pies sobre los pedales hasta que la bicicleta se pare. Una vez que la bici se para, sólo hay que bajar los pies al suelo y voilá. Prueba conseguida.

Así que en ello estoy. Tres pedaladas, freno. Tres pedaladas, freno. Tres pedaladas, curva, tres pedaladas, freno. Todo ello especiado con las risitas de los chavales de mi calle que no paran de hablar por lo bajo y señalarme. En fin.

2 comments:

  1. Nadie nació sabiendo, así que... Pero eso, lo suyo es frenar poco a poco, para que con el rozamiento del freno la bici vaya perdiendo velocidad, y llegado el momento, bajarl os pies :) No te preocupes, si se ríen, que les aproveche.

    ReplyDelete
  2. ¡Gracias por el apoyo!
    Lo que me consuela es saber que aunque se ríen yo sé que en el fondo les mola mucho mi bici JA

    Un saludo

    ReplyDelete