Friday, 17 May 2013

Enemigos del ciclista novato. Los adelantamientos


Yo entiendo perfectamente que adelantar no es malo per se pero que no me vengan con que por fuerza haya que adelantar y ser adelantada como si estuviéramos en un videojuego.

Sé que como unos tienen más prisas que otros y hay que dejar pasar pero ¡no entienden el miedo que se pasa cuando sabes que alguien que no conoces de nada está detrás tuyo aprovechando cualquier momento de debilidad para adelantarte sin contemplaciones! ¡Dónde está la empatía!

Bastante tiene una con ir recto para que encima veas como otra bici mucho más grande que la tuya se te pega por la izquierda como si quisiera sacarte de la pista. Sé que el pobre que me adelanta no tienen ninguna gana de provocar un accidente pero yo me cago de miedo igual.

Se da además la circunstancia de que yo el cuello lo tengo rígido como vara de metal desde el mismísimo momento que mi trasero toca el sillín así que es literalmente imposible que vea a nadie acercándose por detrás. A lo más los oigo, lo que hace que me ponga aun más nerviosa por no saber exactamente si me quieren adelantar o no.

¿Y qué sucede cuando el de atrás toca el timbre civilizadamente para que sepa que quiere pasar? Pues que pego un respingo y, o paro en seco y provoco yo el accidente o me la pego. Mucho estrés.

2 comments:

  1. Vaya... Qué tensión me has transmitido, leches. Yo es que cuando me monto en la bici tengo un síndrome de "Verano azul"... Que es que hasta oigo la musiquita XDDDD Pero claro, yo no voy por ciudad ni mucho menos. En la ciudad nunca fui capaz de subirme a una bici.

    ReplyDelete
  2. Ummm. Creo que me gusta la idea de "Verano azul" y la musiquita. Ya te contaré si me funciona o no.

    Me contento pensando que si aprendo en ciudad lo demás está chupado.
    Por el momento me chuto a tilas y santas pascuas.

    ¡Un saludo!

    ReplyDelete