Thursday, 16 May 2013

Hay ciclistas y ciclistas


Me van ustedes a perdonar pero yo soy una ciclista de tralará-trilirí. Me explico. Yo todavía no sé muy bien cómo es que he acabado por tener una bicicleta y más inexplicable aún, que consiga ir a duras penas de A a B sentada en ella.

Por eso lo de ir de profesional del velocípedo, como que no.

Ir a por el pan o acercarme a casa de alguien (siempre que haya un clarísimo y ancho carril bici disponible) es a lo más que llego por el momento. Nada de subir el Tourmalet o hacerme el Interrail en bici. Que yo he visto a los pobres que suben el Covadonga desde el asiento de mi coche y se les ve sufrir mucho, además de arriesgar la vida en la carretera. Uf, ni loca.

A mi me gusta la utilidad diaria del artefacto, no el deporte extremo donde necesitas de un fisioterapeuta después de un día pedaleando. Si acaso, un pequeño tour donde sé que al final del trayecto me espera un buen chiringuito donde pasar el resto de la tarde y coger fuerzas para volver. Ya me entienden.

No comments:

Post a Comment