Friday, 7 June 2013

Ácidos


Vivo en un perpetuo estado de shock. Como ahora muevo las piernas así en círculos mientras presiono una cosa cuadrada de plástico llamada pedal y todos los que me rodean lo hacen también, pues leo aquí y allí para parecer que me interesa el tema.

Pero empiezo a pensar que quizá no sea tan buena idea. Me explico.

Acabo de leer en wikipedia: ”al contrario de lo que mucha gente cree, el incremento de la cantidad de lactato no es causante directo de la acidosis ni es responsable de las agujetas”.

¡Yo soy “mucha gente”! Ahora a quién le voy a echar yo la culpa de mis agujetas, si se puede saber. El ácido láctico siempre ha sido mi compañero de fatigas al que echarle las culpas de todos los dolores causados por el ejercicio físico -del que no soy fan, todo sea dicho- y ahora van y me dicen que no, que el pobre ácido láctico ha sido acusado indiscriminadamente por un crimen que jamás cometió.

Me siento fatal. Primero porque ahora tengo que reeducar mis instintos y empezar a llevarme bien con él y segundo, porque me va a tocar ponerme al día en biología si quiero soltar improperios adecuadamente.

Mi vida antes era más sencilla. En fin.

No comments:

Post a Comment