Thursday, 4 July 2013

El mejor tándem


Si es que no se puede ser buena que ya se sabe que das la mano y te comen el brazo. Como a todo dices que sí pues piensan que te la van a colar y te piden cosas realmente chocantes. ¡Como si hubiese nacido ayer!

¿O qué pensarían ustedes si sus mejores amigos les incitaran a tirarse de un puente? ¿Seguirían a alguien que les dijese que no pasa nada si cruzan la calle sin mirar? A que no.

Hay ocasiones en la vida en las que hay que decir “hasta aquí hemos llegado”. Con toda la candidez posible pero firmemente hay que plantarse y poner los puntos sobre las íes. Pero yo no valgo. Yo soy de las que ceden por no ponerse a discutir en medio de la calle y así me va. Menos mal que para estas pequeñas pero grandes ocasiones tengo a mi superamiga C. Ella es capaz de no ceder un ápice y llevarse el gato al agua sin despeinarse. Con C no se juega y menos aún si siente su integridad física peligrar.

¿Pues no querían, los muy malvados, que fuéramos por la carretera, repito, ¡por la carretera!, durante un trayecto de aproximadamente 300 metros? ¿Estamos locos o qué?

- Nosotras no vamos por carretera ni locas ¿está claro o lo tenemos que deletrear?
- Pero...
- Ni pero, ni nada.
- Pero...
- ¡Qué no! Los 300 metros de nada que decís los podemos andar perfectamente empujando la bicicleta.

Y dicho y hecho. Empujamos, vaya si empujamos. Por la cuneta llena de zarzas y todos los conductores frenando para mirar mientras nuestros “supuestos” amigos pedaleaban a paso tortuga y en paralelo con cara de culpabilidad.

¡Hasta ahí podíamos llegar!

No comments:

Post a Comment