Wednesday, 3 July 2013

El pelo y mis circunstancias al manillar


A ver como lo digo sin que suene... no sé... muy superficial. Señores y señoras, niños y niñas, ¡qué hacemos con el pelo!

A la ya innumerable lista de tareas por recordar hay que añadir, mis queridos ciclistas de pro, recogerse el pelo de forma que no moleste al pedalear. Parece algo muy lógico, lo sé, pero con la excitación del momento a lo mejor pasa que se nos olvida y llevamos los mechones al libre albedrío y pasa lo que pasa. Más aún si el día amanece ventoso.

En el momento más inapropiado, zas, el pelo que se te pega a los ojos y no deja ver por dónde vas y, lógicamente, te hace perder la concentración. A éso añadamos que yo todavía no sé cómo despegar las manos del manillar, es decir, que la bici y yo somos un solo ser con los componentes integrados de forma que una vez entramos en contacto sólo nos separa la cirugía. Porque, en estos difíciles comienzos, la concentración lo es todo; si la pierde, está perdido.

Háganse una idea entonces de la peligrosísima situación en la que podemos caer si no recordamos llevar una goma de pelo o similar: ciclista novata en medio de un ataque de nervios que no sabe hacia dónde ir porque no ve ni torta.

Moraleja: recójase el pelo. Los otros ciclistas se lo agradecerán.

2 comments:

  1. Hola como estas?

    Aquí te dejo un link de que recomendaciones de peinados para ciclistas. Esta en ingles:

    http://www.refinery29.com/helmet-hairstyles

    ReplyDelete
  2. ¡Gracias, gracias y mil millones de gracias! Voy a ser la mujer más elegante al manillar en 30 kilómetros a la redonda.

    Un saludo!

    ReplyDelete