Friday, 30 August 2013

Señales para ciclistas. Usted pasa, ellos no


Siéntase alguien importante cuando vea esta señal, aunque sea de refilón. Porque sí, querido ciclista novato, usted y sólo usted puede ir sobre ruedas a partir de este punto. Bueno, usted y los que van en patines.

¿No le parece una maravilla saber que hasta la próxima señal va a ser un individuo con preferencia? No se haga el modesto y siéntase un ciudadano de categoría, al menos durante un rato. Yo lo aconsejo; le sienta bien al cuerpo y al alma.

Porque estas dos señales así tan magníficamente pegadas, aunque un tanto a la virulé, le vienen a decir que puede relajar los músculos de la espalda, sí, ésos cerca de la nuca que no le dejan dormir después de aventurarse con su bici nueva por las calles de la ciudad llenas de coches.

Sí señor. La señal roja de arriba que dice “¡no pase usted o le caerá una multa!” es para los coches y la señal de abajo que dice “paso libre a las bicicletas” es para usted, amigo aventurero. Por fin una señal que le permitirá ser feliz, al menos durante un rato, como digo.


Frei = Libre

Wednesday, 28 August 2013

Saltando etapas


Quieto todo el mundo. Yo no quería pero ellos me han obligado. En tiempos tan difíciles como estos (en los que me toca aprender de mayor lo que no aprendí de pequeña) me veo en la obligación de pararles los pies a todos los que creen que son una Indurain en potencia.

¡Que no! que yo sólo quiero una bici para ir a lo tralará-trilirí y aquí todo el mundo se empeña en pedirme mucho y todo muy deprisa y yo... pues eso. ¡Que todavía me da canguelo!

Es como cuando estás en un país extranjero y sabes cuatro -no más- palabras en el idioma nativo y cuando las dices de carrerilla todo el mundo piensa automáticamente que hablas estupendamente y te sueltan el speech del siglo. Y tú no sabes cómo cortarles para decirles que no entiendes ni jota y que, por favor, hablen más despacio.

Con la bicicleta es igualito. Como ya no te tiemblan las piernas visiblemente al pedalear y no vas dando bandazos a cada lado, dan por hecho que sabes montar la mar de requetebién y no.

A todos aquellos que me leen por aquí y a todos esos samaritanos que están enseñado a alguien a montar en bici: RESPETEN LOS TIEMPOS, hombre. No nos saltemos etapas, que no hay ninguna prisa. Después de la “a” va la “b” y luego la “c” y así sucesivamente. Yo lo veo clarísimo, vamos.

Nota: Así entre nosotros y sin que nadie más se entere. Pueeede que me esté entreteniendo un poco más de la cuenta en la zona de la “b” y sus alrededores pero que no cunda el pánico que ya veo la “c” al final del túnel ¿Qué prisa hay?

Tuesday, 27 August 2013

Mochila a juego con mi bicicleta


Cómo no. Una ciclista novata digna de recibir ese nombre necesita, como mínimo, una mochila con la que fardar por ahí. Otra cosa es que la use, sobre todo al principio, pero tenerla la tiene que tener.

Esta mochila tan molona me llegó casi el mismo día que la bicicleta vía cheque regalo del estilo tomaestedineroycompraloquequierasparatubici porque mis amados de la península no son muy duchos en esto del ciclismo y no sabían de las necesidades acuciantes que sufría por aquel entonces. Tampoco se les puede culpar, los pobres no se han apuntado a ningún master de introducción al ciclismo urbano.

A lo que voy. La mochila la compré con aquel dinerillo y claro, ya que podía elegir, opté por ir bien conjuntada; porque yo lo valgo. Busqué y rebusqué hasta que me di de bruces con la que es la mochila que mejor le va a mi bici y a la que mejor me sienta, creanme.

Es de la marca Vaude; lo suficientemente grande como para que quepa todo lo necesario -incluido un ordenador portátil - pero no tan grande como para que no pueda con ella al cabo de minuto y medio; no se cala y se ajusta tan bien que no se mueve al pedalear (o eso creo porque todavía no he llegado a esa etapa de conocimiento); además tiene millones de bolsillos.

Aconsejo a cualquiera que se dé un voltio por la red para ver todas las cosillas que venden estos señores porque merece la pena. Yo, claro, ya le he echado el ojo a una bandolera de mensajero muy chula que tienen que además va a juego con la mochila pero me toca esperar. Dicen que por la crisis. En fin.

Por cierto ¿ésto se considera equipación para ciclistas, no?


Mochila Vaude


Monday, 26 August 2013

Enemigos del ciclista novato. El viento


El viento no debería ser un enemigo si tenemos en cuenta su utilidad a la hora de mantener los mosquitos a raya o cuando te empuja alegremente hacia delante o cuando da algo de frescor a tu sudada y cansina existencia sobre el sillín, tras kilómetros de dale que te pego al pedal.

Pero cuando quiere, sin embargo, puede ser bastante... ¿!&%jr@#¢!? (pongan lo que quieran)

Cómo si no llamarlo cuando te viene de frente y tú, para colmo, vas cuesta arriba. No hay marcha ni barrita energética que pueda ayudar en una situación así. Y acabas empujando, como no.

Peor aún si viene de lado. Da igual de derecha a izquierda que viceversa. Entre el viento en la oreja correspondiente y el tema del equilibrio acabas también por empujar.

Es lo que tiene el clima continental y que casi no quede ningún árbol en pie. En fin.

Wednesday, 21 August 2013

Logros del ciclista novato. Conocer las dimensiones del asunto que te rodea


Es como hacerse un croquis del lugar. Idea de conjunto, vaya. Sabes lo que ocupas y sabes lo que ocupa tu bicicleta. Sumando los dos volúmenes y las distancias correspondientes entre los puntos más distantes tienes, básicamente, la información necesaria para no ir rozándote con paredes, arbustos o mobiliario urbano que, sinceramente, parece puesto a posta para ir hiriendo al personal.

Pues bien. Conocer lo que una ocupa es muy importante y aunque yo todavía no he llegado a ese estadio de aprendizaje, C sí. Este logro, por tanto no es mío. Lo he robado sin ningún miramiento de la batería de habilidades que mi amiga C posee. Las amigas están para eso.

Me he dado cuenta de que C controla perfectamente las distancias entre ella y los objetos que le rodean. Es por eso que si se la pegase, cosa que espero jamás suceda, se la pegaría hacia delante, nunca hacia los lados y eso, ciclistas novatos, disminuye considerablemente las probabilidades de sufrir un accidente fatal en el que acabas con rozaduras en los codos o distintas partes expuestas. Además, pegársela hacia delante sería casi imposible porque, como yo, C va a paso tortuga. Todo ventajas, como ven.

Y este es, en definitiva, todo un logro que aspiro alcanzar un día de estos. Con ello espero evitar que todo el mundo, incluido el vecino, aguante la respiración cuando me acerco al seto en la entrada de mi casa. El día que ese milagro ocurra, prometo que ustedes serán los primeros en enterarse.

Va por ti, C.

Monday, 19 August 2013

Señales para ciclistas. Deje pasar, hombre


Si usted va por su carril bici tan contento y se topa de repente con la señal de dos bicicletas mirando a la bartola pintadas en el suelo, tarde o temprano acabará por llegar a una como ésta. Casi seguro porque, para qué negarlo, si hay que estrechar el carril de alguien, no va a ser el de la calzada para los coches.

El caso es que en este punto tendrá usted que dejar paso a los que vienen de frente por que la raya a través está en su lado del carril. Mala suerte.

¿Debe usted parar? Pues eso dependerá si quiere o no estrellarse con el pobre ciclista del carril de la izquierda. Claro está que estando solo no hace falta tener consideraciones con nadie así que le aconsejo que siga su camino sin darle más vueltas al asunto.



Wednesday, 14 August 2013

Una bicicleta como un tractor


Si alguna vez se sintió poca cosa montando en bicicleta aquí tiene una idea que hará que se le pase de golpe cualquier complejo de inferioridad que pudiese pasar por su cabeza.

La pega que yo le veo a este "medio de transporte" es que son necesarios al menos dos carriles para si quiera maniobrar, por no hablar de lo que pesa el cacharro. No lleva ni veinte metros y el pobre hombre ya va sin resuello.

Eso sí. Moooooola.


Monday, 12 August 2013

La ciclista novata se organiza

Después de intentar en vano encontrar algo en el blog he pensado que quizá sea una buena idea organizarlo adecuadamente. Empecé a escribir chorradas más que nada para desahogarme, viendo que por aquí todo el mundo me miraba raro preguntándose a qué venía tanta inquietud con eso de montar en bici. Luego me aficioné a buscarle tres pies al gato para seguir dándole a la lengua -o más bien a la tecla- y, a estas alturas, ya soy incapaz de encontrar nada entre tanta elucubración.

Pues eso, que después de cincuenta entradas, viendo que la comunidad cibernética está durmiendo la obligada siesta de agosto y que ya no me hallo, me he puesto manos a la obra. Una etiqueta por aquí y por allí, un corta pega, algo de imaginación, algún que otro improperio por el uso de tecnologías punta y todo resuelto. Hasta la siguiente limpieza de verano.

Como ven ahora parece un blog más normal. Con letras enanas debajo de cada post y una columna a la derecha (➜ para los que como yo, siguen liándose con las direcciones) donde están escritas las etiquetas -labels para los duchos en esto del inglés- que se suponen ayudarán a dar algo de coherencia a todo este embrollo.

Como siempre, no duden en chismorrear sobre el asunto y decirme lo que piensan.


Thursday, 8 August 2013

Contra los mosquitos, bicicleta


Si hay algo que deba agradecer a mi bici es lo bien que se las pinta para evitar que los mosquitos me piquen. Y yo se lo agradezco con todo el alma. Por que si hay un mosquito, uno sólo, en 100 kilómetros a la redonda acabará picándome.

Estos asquerosos bichos parece que me tienen cariño. Vuelan a mi alrededor como quien no quiere la cosa con ese zumbido tan horripilante y para cuando quiero darme cuenta les tengo ahí pegados chupándome no sólo la sangre sino también el buen juicio. Porque es muy difícil mantener el raciocinio cuando sabes que te están picando y menos aún si vas en bicicleta. Imagínense el percal cuando los oyes venir y, claro, te entran los nervios y ya no miras ni por dónde vas, si vas recto o tienes que torcer y lo peor de todo, empiezas a mover los brazos porque quieres dar manotazos a diestro y siniestro pero ¡no sabes despegarlos del manillar!

Menos mal que tengo una bici que vale para todo. Lo mismo te transporta que te evita de sufrir a esos seres tan repelentes. ¡Ja!

¿Y cómo? Se preguntarán ustedes.

El secreto vuelve a radicar en la velocidad, para variar. A nada que aceleres, los mosquitos desaparecen y te entra un no se qué... Es como ir camino del paraíso. Pedaleas con tal alegría que automáticamente se te pone cara de idiota con una sonrisa de oreja a oreja que ni los coches que pasan a toda velocidad pueden borrar. Y te da pena no saber levantar el brazo porque lo que el cuerpo pide es ir saludando estilo reina de Inglaterra.

Monday, 5 August 2013

De la bici al cielo


¡Que me han entrevistado! ¡Que casi soy famosa! Prepárate Olimpo que voy.

Cómo contarles lo contenta que estoy y el placer que supone escribir cosas por aquí y que a otros les guste. Ains! Si no me pinchan pensaría que no puede ser.

En fin. No les dejo más con la intriga. Los amigos de la “comunidad del anillo verde” han tenido la loca idea de hacerme una entrevista y ésto es lo que ha salido (Conoce a los que formamos la Comunidad del Anillo Verde: entrevista a “mibicicleta”). Ni que decir tiene que me siento halagada por tal deferencia. Para qué negarlo, no todos los días tiene una la oportunidad de ser entrevistada.

No sé si lo he hecho bien; si no es así recuerden que soy nueva en ésto de las entrevistas. Cuando me acostumbre al famoseo me saldrá todo mucho mejor.

Desde aquí quiero darle las gracias a los chicos del la comunidad. Primero porque acercan la bicicleta a todo el que quiera probar; sin aspavientos y eso se agradece. Segundo porque aunque estoy lejos, me siento parte de lo que han creado; muchas gracias por abrirme los brazos así, de sopetón. Vamos, que soy muy fan.

Nota: no remoloneen y pinchen en el link de arriba -sí ése que está en un gris que casi no se ve o naranja, según se mire- que quiero que lean la entrevista. Mi ego se lo agradecería.

Saturday, 3 August 2013

Logros del ciclista novato. Pedalear de pie sobre los pedales


Que nadie se confunda. Pedalear de pie no es lo mismo que mantenerse de pie sobre los pedales, ni mucho menos. Lo segundo es como aprobar selectividad y lo primero es poco menos que licenciarse. Una vez que has conseguido ponerte de pie sobre los pedales y dejar que la bicicleta vaya hacia delante empujada por la inercia, algo en ti dice que ya que estás, por qué no te pones a pedalear.

La primera vez que lo intenté no me la pegué de puro milagro. La segunda vez también casi me la pego pero la tercera... bueno conseguí dar una vuelta completa a los pedales antes de que el tembleque me obligara a parar (se me olvidó frenar así que simplemente salté de la bici).

Ahí lo dejé hasta reunir el valor necesario para volver a la carga. No sé cuantas semanas después quise ir más rápido porque, oh! milagro, no había ni un coche en la calle y así, como por arte de birlibirloque llegué al final pedaleando de pie. ¡Toma, toma y mil millones de veces toma!

Tal era la excitación que fui incapaz de volver a casa sobre el sillín. Eso sí, empujé la bici muy pero que muy alegremente. Porque a mí lo de empujar se me da la mar de bien.

Thursday, 1 August 2013

Señales para ciclistas. Dos bicis pintadas en el carril bici


A las señales ciclistas les voy a dedicar muchas energías de ahora en adelante porque también tienen tela, como no. No es que haya que aprenderse nada de memoria o haya que pasar algún examen pero ahí están y no es plan de írselas saltando a la bartola.

Sabiendo que hay que cumplirlas llega el momento de preguntarse para qué vale cada una. No me vengan con que está chupado porque ahí, miren por donde, discrepo.

Aunque duden de mi palabra les aseguro que lo de las señales para bicicletas deja mucho sitio a la interpretación. Como lo leen. Cuando vas y preguntas cada uno te dice algo distinto sobre el significado de las señales así que tú vas e interpretas otro poco, así hasta que nadie sabe ya lo que cada cosa significa y así nos va.

Yo, por mi parte, enseñaré las señales en cuestión, explicaré el significado según tenga entendido y si alguien piensa que estoy equivocada o que he caído en una grave negligencia, por favor me lo diga y abrimos el debate que para eso estamos.

Así que nada. Ahí les dejo la primera foto.





¿Y qué pueden significar estas dos siluetas tan bien plantadas?

Pues que el carril en cuestión, o la anchura del espacio que ocupan las pinturas, está pensado para un carril bici de doble sentido. ¿Cómo va lo del sentido? Igual que los coches.

¡Cuidado, ciclista novato! Recuerde que en Inglaterra, Malta, Japón y ¿Australia?, entre otros, van por el otro lado. No sea que acabe incrustándose de frente con la abuelita que va a comprar el pan.

No tiene más que prestar algo de atención -sé que es difícil- y continuar por el lado en el que la bici está pintada como si estuviese de pie. En la foto debe usted mantenerse a la derecha, ergo, ¡está en el continente!