Thursday, 8 August 2013

Contra los mosquitos, bicicleta


Si hay algo que deba agradecer a mi bici es lo bien que se las pinta para evitar que los mosquitos me piquen. Y yo se lo agradezco con todo el alma. Por que si hay un mosquito, uno sólo, en 100 kilómetros a la redonda acabará picándome.

Estos asquerosos bichos parece que me tienen cariño. Vuelan a mi alrededor como quien no quiere la cosa con ese zumbido tan horripilante y para cuando quiero darme cuenta les tengo ahí pegados chupándome no sólo la sangre sino también el buen juicio. Porque es muy difícil mantener el raciocinio cuando sabes que te están picando y menos aún si vas en bicicleta. Imagínense el percal cuando los oyes venir y, claro, te entran los nervios y ya no miras ni por dónde vas, si vas recto o tienes que torcer y lo peor de todo, empiezas a mover los brazos porque quieres dar manotazos a diestro y siniestro pero ¡no sabes despegarlos del manillar!

Menos mal que tengo una bici que vale para todo. Lo mismo te transporta que te evita de sufrir a esos seres tan repelentes. ¡Ja!

¿Y cómo? Se preguntarán ustedes.

El secreto vuelve a radicar en la velocidad, para variar. A nada que aceleres, los mosquitos desaparecen y te entra un no se qué... Es como ir camino del paraíso. Pedaleas con tal alegría que automáticamente se te pone cara de idiota con una sonrisa de oreja a oreja que ni los coches que pasan a toda velocidad pueden borrar. Y te da pena no saber levantar el brazo porque lo que el cuerpo pide es ir saludando estilo reina de Inglaterra.

4 comments:

  1. JAJAJAJAJAJAJAJA

    Qué buena eres xD

    ReplyDelete
  2. Osea, que si aumentas la velocidad no te pican los mosquitos... ¿Tu te has dado cuenta que ya vas "aumentando la velocidad"?

    Para la de cosas que sirve una bicicleta :D

    ReplyDelete
    Replies
    1. Ya ves, una que tiene sus momentos. No hay nada como un buen incentivo y te aseguro que el que no me piquen esos monstruos es un grandísimo incentivo. ;)

      Un saludo

      Delete