Tuesday, 17 September 2013

Copito de nieve


Lo bueno de estos móviles tan inteligentes es que valen para todo y saben hacer de todo. Puedes sacar en un pispás una foto de tu bici y enseñarla a todo bicho viviente como si de tu primogénito se tratara. Aprovechas para hablar de sus innumerables cualidades y de paso, ya que te encuentras ante una persona adulta con toneladas de experiencia a sus espaldas y unas opiniones que respetas profundamente, preguntas como quien no quiere la cosa:

- ¿Y tú, que nombre le pondrías a una preciosidad como ésta?

Cara de circunstancia de mi interlocutora que lleva soportando mis monólogos sobre el tema las dos últimas horas con santa paciencia (ella no monta en bici, vaya):

- Pues... No sé. La bici es blanca... Co...

- ¡Copito de nieve no!

- ¿Por qué no?

- ¡¿Pues porque no es original?! Además, Copito de nieve era una cabra y la cabra no tenía ninguna raya naranja, que yo sepa.

- Mirado así... Aunque el manillar podía perfectamente ser los cuernos.

- Ja, ja. Además, por qué a todo el mundo le da por los diminutivos.

- Eso será porque tu bici es mini.

- ¡Pero bien plantada!

- Si lo que quieres es ser “original” ¿para qué me preguntas?

A ésta las bicis obviamente ni le van ni le vienen. En fin, apunto la sugerencia pero seguiré buscando.

------------

Nota: admito sugerencias, de verdad. Tras un tiempo razonable intentaré escoger entre los nombres disponibles si es que no me viene la ocurrencia del milenio y yo solita le pongo nombre a mi bicicleta.