Wednesday, 16 October 2013

De cotillismo y triciclos


Domingo, alrededor de las 11:00 am, ordenador echando chispas y emitiendo hondas extrañas mientras dos cotillas de tomo y lomo deciden ponerse al día con todos los chismes del país y parte del extranjero. Doy fe.

Éstas dos mujeres podrían ser cualquiera de las muchas que pueblan el mundo mundial de no ser porque éstas, en concreto, son madre e hija y, por alguna extraña siempre quieren llevarse el gato al agua.

La hija le dice a la madre:

- Deberías verme ya con la bici ¡Hasta levanto el trasero cuando pedaleo!

La madre, que no se cree una palabra, sorprendidísima contesta:

- No me digas.

La hija, impulsada por los ánimos maternos, ingenua continúa:

- Ya ves. Pecando de modesta debo decir que jamás pensé que se me fuera a dar tan bien.

Viendo cómo el tono adquiere notas de cotillismo total la madre se lanza con un:

- ¡Ni tú ni nadie, hija!

¿Qué habrá querido decir con lo de “ni nadie”? Dispuesta a descifrarlo la hija deja caer:

- Hombre, tampoco es que fuese tan nula.

Suspiro que se intuye a través de la pantalla pixelada (porque por mucho que haya evolucionado la técnica, madre e hija se ven a través de San Pixel Salvador).

- Ese suspiro... Madre, qué quiere decir ese suspiro.

Momento incómodo en el que nadie se mueve o es que la linea ha dejado de funcionar, quién sabe.

- ¡Pero si ni siquiera quisiste montarte en el triciclo!

Un momento. La hija apurada pregunta:

- ¿Triciclo? Yo nunca he tenido un triciclo.

La madre se pone farruca:

- Rosa. Tengo fotos.

Nota para las expatriadas principiantes. Jamás dejes a una madre llevarse el gato al agua en la red o acabarás también bajo su yugo a través de las ondas.

- Yo no he visto jamás esas fotos.

¡Ja! Negar y negar hasta que te crea.

- Las tuve que esconder porque te pillé rompiéndolas.

Mier**. Ella piensa más rápido que yo.

- Me habrías caneado si hubiese hecho tal cosa y tú no habrías hecho una cosa así.

Así, mantenerse firme es lo mejor.

- Lo hice.

O_o

- Y ¿por qué no me acuerdo? Si se puede saber.

Me está acorralando.

- Supongo que un psicólogo tendría una teoría al respecto. Yo, en mi modesta opinión creo que porque todo lo que tenga que ver con ruedas, movimiento, velocidad y ejercicio físico te da alergia así que, como ya te digo, encantada estoy de que por fin decidas montar en bicicleta.

Me conoce como si me hubiese parido. Así no hay manera.

- ¡Qué emoción! ¡Tuve un triciclo! ¿Y cómo dices que era el triciclo?

Si no puedes vencer, únete a ellos.

Madre 1, Hija 0

8 comments:

  1. Las madres son invencibles. En un cataclismo nuclear sobrevivirían las cucarachas y ellas. Ellas para decir: "Si ya lo sabía yo". Seguro.

    ReplyDelete
    Replies
    1. O el típico... ¡si yo no digo nada hija!

      Un saludo

      Delete
  2. Un triciclo rosa... ¡todos hemos tenido un pasado oscuro! jajajaja

    A ver como continua el partido madre vs hija :D

    ReplyDelete
    Replies
    1. Tan oscuro es el mío que ¡no me acuerdo! Bueno, sólo un poco...
      Con mi madre, tranquilo que hay para rato ;)

      Un salduo

      Delete
  3. ¡Yo también me llevo mal con todo lo que tiene ruedas! Y mi madre es otra que brilla por su (falta de) diplomacia. Pero que conste que yo montaba en bici cual kamikaze hasta que me quitaron los ruedines y me pegué un par de lechones bien dados, así que por ahí no me puede atacar ;)...
    P.D. Pensé que te llamabas Rosa! "Rosa (con paciencia y retintín). Que tengo pruebas, bonita".

    ReplyDelete
    Replies
    1. No recuerdo si me la pegué con aquel triciclo o no. Ni siquiera recuerdo la existencia del mismo, ergo, debí de pegármela gorda para que mi mente lo haya borrado todo. En fin.

      Nop, no me llamo Rosa jeje.
      Un saludo

      Delete
  4. recuerda siempre, que las madres siempre tienen razon..................

    ReplyDelete
    Replies
    1. Sin lugar a dudas. ;D

      Un saludo y gracias por el comentario.

      Delete