Friday, 11 October 2013

Señales para ciclistas. Azul


El azul es mi color preferido o al menos debería serlo porque, en lo que a ciclismo se refiere, es el que más alegrías me da.

Da igual que ya no sienta las piernas, que las venas de la frente estén a punto de estallar, que la tensión en los omoplatos sea confundida a menudo con incipiente ataque al corazón, que el cambio de marchas tenga loca a la única neurona viva que da tumbos en mi cerebro o que el viento parezca soplar estilo vendaval sólo por donde yo voy.

Cuando levanto la vista y veo ese pedazo de metal así tan rendondito, tan informativo, tan bien plantado, tan estético, tan... azul, las penas se desvanecen y un suspiro de alivio y alegría recorre mi cuerpo de forma que el día parece más soleado y el viento me recuerda a la brisa del mar. Y así da gusto ir en bicicleta, se lo aseguro.





Para su información les diré que con esta señal ya no deben preocuparse por los coches porque está pensada para que usted y sólo usted vaya tan tranquilo. Porque ¡el carril es suyo! querido ciclista novato. Bueno, suyo y de cualquiera que quiera pedalear con usted, claro está.