Wednesday, 27 November 2013

Las apariencias engañan


Volviendo de una reunión de amigos en coche (porque en Alemania no hay fiestuquis; los amigos se reúnen) cuando justo delante se incorpora a la calzada un tío grande montando en bicicleta. Nada más verle me salió la vena empática.

- ¡Anda! Otro que acaba de aprender a montar en bici. Pobre, todavía le cuesta enderezar la bici ¡Cómo lo entiendo!
- No, Novata. Ese tío está bolinga.
- No.
- Sí.
- ¿Quieres decir, que cuando monto, parece que voy entoñada?
- Básicamente, aunque no siempre. Vas mejorando.
- No.
- Sí. Pero tú no te preocupes que todos sabemos que lo tuyo es diferente.

¿Debería preocuparme?

Monday, 25 November 2013

Yo soy una “fat bottomed girl”

Ésta es una de mis canciones favoritas. Lo ha sido siempre.

Empiezo a pensar que la idea de montar en bicicleta me rondaba desde hacía muchos pero que muchos años. No hay otra posible explicación.

Me pregunto cómo no había yo caído hasta ahora en la cuenta...


Querido Freddie: 
Allá donde estés. Tu mensaje ha tardado, pero por fin ha llegado a su destino.
Por siempre.
Ciclista Novata.


Bycicle Race de Queen.


Wednesday, 20 November 2013

Pedalear por pura perrería


Desde que me siento al sillín y pedaleo he oído, leído y visto bastante sobre montar en bicicleta y cada dos por tres me he encontrado con cosas como “hacer ejercicio”, “ahorrar” y “ecología”. Por supuesto que montar en bicicleta está relacionado con esas cosas pero hay algo que nunca sale a colación y que, en mi opinión, es tan importante como las anteriores, incluso más.

En lugares donde la bici se da por hecho porque no hay nadie que no tenga bicicleta; donde no hay elevaciones geográficas de ésas que no hay manera de sobrellevar a no ser que seas un profesional de tomo y lomo; donde la población sufre de sobrepeso en general y diabetes en particular. En lugares como esos la gente va en bici en la mayoría de ocasiones por pura perrería.

Como lo leen. Es más fácil ir en bici que andar, al fin y al cabo en cuatro pedaladas llegas a donde quieras y no hace falta sudar porque para eso se han inventado las marchas ¿Qué la cosa se pone cuesta arriba? Pues se empuja un ratejo y arreglado.

Y creo que es la verdadera razón por la que la bicicleta es tan importante para nuestra civilización y tan atrayente al género humano: esponja el vago que llevamos dentro.

Monday, 18 November 2013

Cosas del Ciberespacio

Este post está fuera de onda. Me refiero a que no va de bicis, al menos no directamente. Hoy la cosa va de cómo la gente es capaz de comunicarse da igual el medio; si hay ganas lo demás no importa. Con internet es además todo muy mágico porque no tienes idea de cómo es la otra persona, pero oye, se crea una conexión y ahí que vas a contarle tus cosas y viceversa.

Los últimos días han sido para enmarcarlos, cibernéticamente hablando ¿Por qué? Porque dos personas que no he visto en mi vida me han echo un hueco en su cabeza. Me explico.

El ciclista verde de Vallecas, hace una semana más o menos, me pedía que contestara a unas preguntas para publicar una entrevista en su blog y Bettie Jander me dejó de piedra, unos días después, cuando en esta bitácora me comentaba que había pensado en mí yendo de paseo por Valencia.

Yo a eso lo llamo momentazos ciberespaciales porque ya me dirán si no es alucinante la cosa.

Flipo pensando lo grande que es el mundo y lo pequeño que los seres humanos lo hemos convertido. Madrid-Valencia-MediodelanadaenAlemania. Si me pinchan, no sangro.

P.D.: Quiero dejar constancia de que cada vez que alguien deja aquí un comentario me alegra el día. Gracias amigos.

Friday, 15 November 2013

Señales para ciclistas. No sea rácano y comparta, que no hay sitio para todos


La picaresca está a la orden del día, aquí y en Tombuctú.

Resulta que hay lugares que, por narices, necesitan de paso de peatones. Éso, o no habría manera de ir de A a B sin tener que usar la carretera (como sucede en Madrid en la mayoría de las ocasiones en el momento que quieres salir de tu barrio). Por supuesto que si hay que hacer un paso de peatones pues, ya que estamos, lo juntamos con el carril bici y voilá. Todo el mundo contento.

No piensen que me quejo de vicio. Un carril bici/paso peatonal compartido es mejor que nada pero ya les vale. Digamos que el dinero se lo gastan en plantar señales como estas y problema resuelto.

Por ser señal de color azul ya me gusta aunque hay que tener cuidado y practicar con el timbre, más que nada por evitar atropellar al pobre peatón que no tiene culpa alguna de ir por el mismo camino.



Wednesday, 13 November 2013

A por el pan en bicicleta


Me han dicho que no se creen una palabra cuando digo que yo voy a por el pan en bicicleta. Me creen menos aún cuando afirmo que yo, básicamente, voy en bici porque necesito ir a por el pan.

Debo reconocer que no estoy muy segura de si monto en bicicleta porque compro el pan en una panadería un tanto lejana o si, por el contrario, como pan porque tengo que amortizar mis rulos con la bici. Todavía necesito tiempo para aclarar este punto pero de una cosa estoy segura: como pan. Barras de pan, panecillos, roscas, pretzels... da igual. Yo soy de las que comen pan y cuando no lo horneo pues lo compro, como se podrán imaginar.

Por lo visto, lo que mis lectores no se creen (o un porcentaje minúsculo de la audiencia) es que pueda llevar el pan mientras monto, de ahí que piensen que lo del pan es una trola porque claro, con lo mal que se me da, cómo es posible que sea capaz de volver a casa con una bolsa de plástico en la mano a la vez que manejo mi velocípedo.

Aciertan los que creen que yo jamás llevaría una bolsa de la mano mientras pedaleo y que una no es propensa al suicidio ni por asomo. Pero miren ustedes por donde que yo, para tal menester, tengo el mejor de los inventos.

No lo adivinarán ni en mil años.

¡Ja! Tengo una mochila. Por cierto que el forro parece diseñado a propósito para limpiar fácilmente las migas de pan. No se queda ni una incrustada. El diseño es el diseño, oigan.

La foto va para los escépticos.





Nota: yo siempre fui a por el pan pero al principio iba con otros que hacían la parte del sherpa. Jeje. Recuerden que lo de llevar mochila es algo totalmente nuevo para mí.

Wednesday, 6 November 2013

Mi flamante bicicleta nueva (II). Tern plegable Link D8


...sigue

Pues eso. Que yo lo que quiero es hablarles de mi bici.

Me han dicho que es lo último de lo último porque la empresa que la fabrica es de reciente creación. Por lo visto los señores que han diseñado mi bici y otras parecidas trabajaban antes en otra empresa que también diseñaba y montaba bicis plegables (Dahon) pero ya se sabe que no es oro todo lo que brilla y, por razones que yo desconozco, decidieron ponerse por su cuenta y seguir diseñando y montando bicis molonas en otra parte (Tern). Y ¿saben qué? Que se lo agradezco infinito porque gracias a ello monto ahora en bicicleta y eso, como ya saben, tiene matices de milagro.

Yo no estaré muy puesta en esto de los avances técnicos pero agradezco enormemente que otros sí. Al menos los que han puesto su granito de arena para construir maravillas como la Link. Cada vez que veo a alguien montado en bicicleta no puedo evitar decir: “mi bici mola más” o “la mía es más bonita” o “porque no has visto la mía”... Sueno como una niña pequeña con bicicleta nueva, lo sé.

Mi bicicleta es un Link D8 (suena excitante ¿a que sí?) de la marca Tern. La encontraron -los que me la regalaron, claro- on line por muy buen precio en una de las tiendas de la zona. Supongo que porque han entrado nuevos modelos y querían aligerar el stock. De todas formas me alegra tener un sitio al que ir en caso de que pase algo porque yo de bicicletas no entiendo absolutamente nada.

Les copio aquí las características de mi super flamante bicicleta nueva, según Tern:

Dimensiones de la bici plegada: 38 x 79 x 72 cm (cabe estupendamente en la esquina del pasillo)
Dimensiones de las ruedas: 20 pulgadas.
Peso: 12,1 kg (extraño, a mí me parece que pesa menos)
Distancia del asiento al manillar: entre 59 cm y 63 cm.
Distancia del sillín al pedal: entre 70 cm y 96 cm.
Altura del ciclista: entre 142 cm y 190 cm.
Tiempo de plegado: 10 segundos (bueno... a mí me cuesta algo más; será que no practico los suficiente)
Peso máximo: 110 Kg (lo que significa que si la bici pesa como mucho 12,1 kg y el peso máximo que puede soportar la pobre es de 110 kg... lo siento amigos pero mejor será que no engorden más de 97,9 kg)
Accesorios: timbre (este detalle me encanta, no sólo por el timbre sino porque no pesaba yo que fuera tan importante como para especificarlo)
Material: aluminio sobre todo y acero inoxidable (de ahí que sea tan ligera)

Bicicleta plegable Tern. Modelo Link D8.



Y hasta aquí puedo escribir porque el resto de “detallitos” tienen nombres tan raros que me da cosa mentarlos, todo sea que meta la pata. Denme algo de tiempo para asimilar toda la información.

Continuará...

Saturday, 2 November 2013

Mi flamante bicicleta nueva


Ahora que los vientos huracanados me impided literalmente sentarme sobre el sillín no sea que salgamos las dos volando, tengo tiempo para contarles ciertos detalles que hasta ahora tenía guardados en la recámara.

Veamos.... ah! sí. Les debo una entrada en toda regla dedicada al objeto de deseo de este blog: mi flamante bicicleta nueva. Bueno, nueva ya no es pero ustedes me entienden.

Sigue sin nombre la pobre; será porque se me sigue cayendo la baba cada vez que la miro y mis neuronas no aciertan a alienarse adecuadamente para pensar. Porque está claro que mi bicicleta es la bicicleta más chula del mundo mundial y claro, tengo que buscar un nombre tan chulo como ella. Y es que es mi primera bici -o casi- y todo el mundo sabe que la primera bici no se olvida jamás. Estoy en ello.

El caso es que hoy quiero enseñarles algunos detalles del susodicho velocípedo más que nada porque con estas ventiscas que me rodean tengo tiempo de sobra. Como he encontrado unas fotos que ilustran bien el asunto he decidido compartirlas con ustedes; además de la información, por supuesto.

Para empezar. Mi flamante bicicleta es una bicicleta plegable. Se convierte en un paquetito con solo hacer clack dos veces: una en la base de la barra que conecta la rueda delantera con el manillar...






...y otra en la barra que conecta las dos ruedas (siento no saber el nombre técnico de las barras en cuestión).





Al principio pensé que eso de que se doblara no traería más que problemas pero no. La bicicleta es resistente como la que más y de lo más versátil. La pueden conducir personas que midan entre 1,42 y 1,90 metros de altura o lleguen a pesar hasta los 90 kilos, creo. Así que coman todo lo que quieran que siempre habrá una bicicleta para ustedes disponible en el mercado. Mi pequeña joya tiene además 7 marchas que prácticamente no uso, más que nada porque me olvido de que están ahí. Y ya.

Digo “y ya” porque he decidido que, por el momento, no voy a añadirle nada de nada. No entiendo de artilugios (accesorios varios y equipación) y el peso del que me libro es una bendición. Además, para qué voy yo a llevar nada pegado si soy incapaz de usarlo en ruta.

Los detalles técnicos en cuestión los copio del librito que venía con la bici porque todavía soy tan novata que no sé explicarlo con mis propias palabras:

Continuará...