Wednesday, 13 November 2013

A por el pan en bicicleta


Me han dicho que no se creen una palabra cuando digo que yo voy a por el pan en bicicleta. Me creen menos aún cuando afirmo que yo, básicamente, voy en bici porque necesito ir a por el pan.

Debo reconocer que no estoy muy segura de si monto en bicicleta porque compro el pan en una panadería un tanto lejana o si, por el contrario, como pan porque tengo que amortizar mis rulos con la bici. Todavía necesito tiempo para aclarar este punto pero de una cosa estoy segura: como pan. Barras de pan, panecillos, roscas, pretzels... da igual. Yo soy de las que comen pan y cuando no lo horneo pues lo compro, como se podrán imaginar.

Por lo visto, lo que mis lectores no se creen (o un porcentaje minúsculo de la audiencia) es que pueda llevar el pan mientras monto, de ahí que piensen que lo del pan es una trola porque claro, con lo mal que se me da, cómo es posible que sea capaz de volver a casa con una bolsa de plástico en la mano a la vez que manejo mi velocípedo.

Aciertan los que creen que yo jamás llevaría una bolsa de la mano mientras pedaleo y que una no es propensa al suicidio ni por asomo. Pero miren ustedes por donde que yo, para tal menester, tengo el mejor de los inventos.

No lo adivinarán ni en mil años.

¡Ja! Tengo una mochila. Por cierto que el forro parece diseñado a propósito para limpiar fácilmente las migas de pan. No se queda ni una incrustada. El diseño es el diseño, oigan.

La foto va para los escépticos.





Nota: yo siempre fui a por el pan pero al principio iba con otros que hacían la parte del sherpa. Jeje. Recuerden que lo de llevar mochila es algo totalmente nuevo para mí.

6 comments:

  1. Claro que si, hay que comer pan. Y la mochila es un puntazo para ir por el y no tener que llevarlo en la bolsa de plástico. Además a por el pan siempre se ha ido con "la talega", la cual se lleva normalmente de la mano, que tu la lleves en la espalda solo es una adaptación para poder ir en bicicleta. :D ¡mu chula tu talega!

    ReplyDelete
    Replies
    1. Me alegra que te guste y me encanta el nombre que le has puesto ¡Talega! Queda adjudicado, si señor.

      Un saludo

      Delete
    2. Así es como siempre se le ha llamado por aquí a la bolsa de tela con la que se iba a por el pan y en la que se guardaba la comida para llevarla al trabajo. No es un término inventado por mí.

      Delete
    3. Inventado o no por tí. Talega se queda.

      Delete
  2. megusta tu talaga

    ReplyDelete
    Replies
    1. Encantada de que te guste y gracias por pasarte por aquí.

      Delete