Saturday, 2 November 2013

Mi flamante bicicleta nueva


Ahora que los vientos huracanados me impided literalmente sentarme sobre el sillín no sea que salgamos las dos volando, tengo tiempo para contarles ciertos detalles que hasta ahora tenía guardados en la recámara.

Veamos.... ah! sí. Les debo una entrada en toda regla dedicada al objeto de deseo de este blog: mi flamante bicicleta nueva. Bueno, nueva ya no es pero ustedes me entienden.

Sigue sin nombre la pobre; será porque se me sigue cayendo la baba cada vez que la miro y mis neuronas no aciertan a alienarse adecuadamente para pensar. Porque está claro que mi bicicleta es la bicicleta más chula del mundo mundial y claro, tengo que buscar un nombre tan chulo como ella. Y es que es mi primera bici -o casi- y todo el mundo sabe que la primera bici no se olvida jamás. Estoy en ello.

El caso es que hoy quiero enseñarles algunos detalles del susodicho velocípedo más que nada porque con estas ventiscas que me rodean tengo tiempo de sobra. Como he encontrado unas fotos que ilustran bien el asunto he decidido compartirlas con ustedes; además de la información, por supuesto.

Para empezar. Mi flamante bicicleta es una bicicleta plegable. Se convierte en un paquetito con solo hacer clack dos veces: una en la base de la barra que conecta la rueda delantera con el manillar...






...y otra en la barra que conecta las dos ruedas (siento no saber el nombre técnico de las barras en cuestión).





Al principio pensé que eso de que se doblara no traería más que problemas pero no. La bicicleta es resistente como la que más y de lo más versátil. La pueden conducir personas que midan entre 1,42 y 1,90 metros de altura o lleguen a pesar hasta los 90 kilos, creo. Así que coman todo lo que quieran que siempre habrá una bicicleta para ustedes disponible en el mercado. Mi pequeña joya tiene además 7 marchas que prácticamente no uso, más que nada porque me olvido de que están ahí. Y ya.

Digo “y ya” porque he decidido que, por el momento, no voy a añadirle nada de nada. No entiendo de artilugios (accesorios varios y equipación) y el peso del que me libro es una bendición. Además, para qué voy yo a llevar nada pegado si soy incapaz de usarlo en ruta.

Los detalles técnicos en cuestión los copio del librito que venía con la bici porque todavía soy tan novata que no sé explicarlo con mis propias palabras:

Continuará...

6 comments:

  1. Disfrutala, y no la dejes, sigue y sigue contando .
    Saludos

    ReplyDelete
    Replies
    1. Seguiré tus consejos al pie de la letra. Prometido.

      Un saludo

      Delete
  2. Hola

    un poco de publicidad¡ qué marca es?, cuénto cuesta?, etc. ventajas y desventajas, etc. que las bicis plegables son una opción muy buena para combinar transporte público y pedaleo.

    enhorabuena por el blog

    ReplyDelete
    Replies
    1. Hola Álvaro ¿qué tal?

      Estoy preparando los siguientes post sobre el tema. Hasta ahora ni siquiera me había sentado a leer detenidamente las características de mi bici. Un caso, lo sé.

      Me alegra tenerte intrigado jajaja

      Un saludo

      Delete
  3. ¡Enhorabuena! Una bicicleta es siempre una excelente compañera. Disfrútala, eso sí... con mucha precaución. Yo también estoy enamorada de la mía :-). saludos

    ReplyDelete
    Replies
    1. ¡Hola Clara!
      Tranquila que "precaución" es mi segundo apellido ;)

      Muchas gracias por el comentario

      Delete