Sunday, 22 December 2013

Navidad ciclista para todos


Nunca me había pasado, palabrita de ciclista novata. Bueno, una vez después de ir al Cortilandia pero esa vez no cuenta porque estaba tan agotada que todo me parecía un sueño.

Pero el otro día me pasó lo que pasa en las películas. Iba andando por la calle cuando una fuerza invisible me pegó al escaparate de una tienda. La cara (frente y nariz), las palmas de las manos y el torso quedaron pegados como lapas al cristal. Y allí estuve ensuciando aquella superficie trasparente y fría con el vaho que exhalaba mi nariz y las babas que salían por mi boca hasta que el empujón de otro tipo, atraído por la misma fuerza, me sacó de repente de mi mundo de ensueño.

Uno detrás de otro íbamos cayendo en la trampa. Ojos como platos, sonrisa bobalicona y el ardiente deseo de poseer esta monada. Igualito que en las películas.

Papá Noel:
Yo sé que eres muy listo así que si no te cuesta mucho, chívale a uno de éstos que me regale la bici del escaparate ¡Porfa!
He sido buena, de verdad.
Con mucho amor.
Ciclista Novata



¡FELIZ NAVIDAD A TODOS!

Friday, 20 December 2013

Vivan las bicis temáticas, sí señor


Como el refranero biciclero anuncia: “Digame cómo pinta su bici y le diré lo charado que está”.

En este mundo tan complejo que nos ha tocado en suerte sufrir, no nos queda otra que sacar sin complejos lo estrambótico que llevamos dentro. Cómo si no, se explican la proliferación de tribus urbanas, el tatuado de medio cuerpo en idiomas que tus amigos no conocen (como que tengas un kanji que ocupa toda la espalda y que nadie te ha dicho que te lo han tatuado del revés; vamos, que no lo entienden ni los japoneses), la tendencia casi paranoica al coleccionismo obsesivo o simplemente, que todas y cada una de las facetas de tu vida giren entorno al mismo tema, como por ejemplo, Jelou Quiti o el punto de cruz.

Pues eso. Saquemos ese yo interior que nos identifica. Dejémonos de chorradas y digamos al mundo lo frikis que somos y qué mejor manera que exponiendo a la vista de todos esa bici que hemos comprado creyendo ser única y que dice a los cuatro vientos lo que realmente nos mola.

Porque su bici habla por usted.

Wednesday, 18 December 2013

Fundas para el sillín de la bici. Las que te regalan


Comenzaremos nuestra serie dedicada a las fundas de sillín con la más popular de todas: la que te regalan cuando compras la bolsa de ganchitos o decides pararte a mirar un escaparate. Da igual el momento, la razón o la empresa que las promociona. El caso es que vuelves a casa con una funda de sillín fosforita de poliester que te hará resaltar en el Olimpo de las fundas de poliester fosforitas.

Porque claro, ya que te agencias una funda por la cara tendrás que hacer algo de publicidad a cambio y para éso te tienen que ver bien ¿no?


Funda de sillín verde fosoforito. Qué menos.



Monday, 16 December 2013

Logros del ciclista novato. Cuando por fin metes baza en la conversación

En cualquier conversación civilizada que se precie, el tema de las batallitas es importante de verdad. Si no eres capaz de contar tus propias experiencias - a ser posible más excitantes e inverosímiles que las experiencias de todos los que te rodean - eres como un perro verde. Estás pero no participas y, para colmo, te miran raro porque se preguntan si a lo mejor te has confundido de fiesta/reunión.

Por eso, queridísimos lectores, es esencial que acumules una batería de sucesos-experiencias-chascarrillos para ser aceptado en la comunidad.

Ya pueden entonces felicitarme porque, por fin, fui capaz de mantener a la audiencia en vilo contando una de mis muchas calamidades con la bicicleta, después de que alguien comentara que había alquilado una bicicleta durante las vacaciones. Porque claro - y esto va para los expatriados - en Alemania todo va por el “y yo más” así que hay que dejar que alguien cuente su batallita primero para después, zas, contar la tuya que es mucho más entretenida.

Concretamente me explayé con aquella aventura en la que mi amiga C y yo tuvimos que empujar la bici por la cuneta. Y quedé como una reina porque además de la batallita pude protestar por lo mal que los carriles bicis están planteados en Alemania (en este país si no te quejas no eres nadie y todo sea por mantener a la sala con el corazón en un puño) y lo temerario de la conducción por aquí.

No me levanté y saludé a lo torero porque la jarra de cerveza pesaba mucho pero lo pensé, les aseguro que lo pensé.

Friday, 13 December 2013

La primera bicicleta. Pero sin pedales, por favor


Seguro que ya las conocen pero, por si acaso y para amortizar la foto, aquí les traigo un ejemplo de las mini bicicletas sin pedales que se les compran a los niños para que aprendan a montar. Si hubiese un anuncio en la televisión al respecto seguro que el eslogan sería “tu primera bici”.

Los enanos van encantados con ellas porque siempre tocan el suelo con los pies y es casi imposible que pierdan el equilibrio. Con el tiempo van cogiendo velocidad; tanto es así que ves padres correr detrás de los niños y no les alcanzan.

En el momento que lo de ir en dos ruedas ya no es una novedad y además se acerca el tiempo de pensar en ir al cole (aquí los niños van al colegio con seis años pero suele tener su primera bici alrededor de los cuatro) es cuando empiezan con los pedales.

Al principio se cagan de miedo (jejeje) pero creo que el estupor les dura tres segundos y medio porque en dos días parecen profesionales. Y sin haberles dedicado más de tres ratejos, los niños aprenden a montar.

Así de sencillo.

Y yo perdiendo el tiempo con ruedecillas adosadas... De esas lluvias vienen estos lodos. En fin.


Bicicleta sin pedales para niños pequeños

Wednesday, 11 December 2013

Fundas de sillín que todavía no sé para lo que sirven


Estando en estas latitudes descubres que las prioridades no son las mismas, ni mucho menos. Yo, que soy de las que van a por en pan en bici, no soy nadie si me quitan la talega. Otros sin embargo, como deben usar la bici sí o sí, dedican sus energías a equipar la bici con otras cosillas más útiles.

Una de estos necesarios añadidos es la funda para el sillín. Yo miro tal utensilio como una cosa más de la que fardar pero no, de Despeñaperros para arriba la gente usa las fundas de sillín porque sin ellas irían con una mancha en el trasero de forma permanente provocada por del agua que se acumula en la superficie tras la lluvia o el deshielo de la escarcha y que, por desgracia tiende a quedarse pegada a los pantalones y ¡no se va!

Hasta aquí nada que objetar. De hecho me he vuelto una fan de las fundas de sillín. Ya les iré enseñando alguna cosilla al respecto. Pero lo que me tiene intrigadísima es el verdadero uso de la funda.

Partiendo de la base de que se necesita una funda para cubrir el sillín donde tienes intención de colocar luego las posaderas (de las fundas para ir más cómoda cuando pedaleas no hablo, hablo de las que protegen contra el agua y el hielo) ¿cómo es posible que luego la gente se siente encima de ellas?

Sí, queridísimos lectores. La gente compra una funda o se la regalan; acto seguido cubre el sillín con ella y, cuando vuelve a por la bici, la deja ahí puesta. Lo que significa que acaba con el culo mojado igual ¿o no?

Atribuyo este extraño comportamiento a la perrería, pero no quería pasar si comentarlo por si acaso me estoy obsesionando demasiado con esta pequeña debilidad humana.

Monday, 9 December 2013

Bici Chic


Por fin fui a dar una vuelta al mercado navideño. Me encanta la Navidad y los mercados navideños pero soy un poco alérgica a las celebraciones por anticipado. En este caso: empezar a celebrar la navidad alrededor del 20 de Noviembre.

Es por eso que hasta ayer no me decidiera a empezar con el Glühwein. Fue, sin duda, una decisión acertada porque yendo de puesto en puesto me topé de repente con esta preciosidad.

En esta nueva etapa de mi vida, es parte de la norma fijarme en todas y cada una de las bicicletas que me pasan por delante. Por un lado me convierto en un ser de lo más antisocial porque sólo tengo ojos para ruedas, sillines y demás parafernalia ciclista pero por otro, no se me escapan bellezas como esta.

En cuanto la vi me vino a la cabeza la palabra “chic” y con el nombre se ha quedado y como sé positivamente que no va a ser la única que me encuentre, va a ser la primera de una nueva sección.

Creo que por el momento me compensa estar obsesionada con el tema. ¿No creen?

Bici Chic donde las haya

Friday, 6 December 2013

Oler olamos que todos somos hermanos


Aquí sigo yo con mis elucubraciones ciclistas o, si lo prefieren, lo que hay realmente detrás del binomio genero-humano/bicicleta-tradicional. Han leído bien: bicicleta tradicional. Quiero destacar este punto porque yo no me meto en temas profesionales. Los que corren la Vuelta a España están en otro planeta ciclístico muy muy lejano.

Pues bien. Pensemos en un momento en esos hombres y mujeres de pro que van en bici a todas partes. Haberlos haylos, que yo los veo todos los días ¿Tienen que cocinar? Van al super en bici ¿Quedan con los colegas? Aparcan la bici a la puerta del bar ¿Tienen clase? Van en bici ¿Trabajan? Van en bici, en traje si es necesario.

Y yo pregunto. Cuando se juntan en el mismo sitio más de cinco de estos entrañables ciudadanos ¿cómo huele el lugar? Imaginen una oficina repletita de peña que se ha tirado media hora pedaleando.

¿Llevarán desodorante extra en la mochila?

Nota: No se me enfaden que yo soy pro-bici total. Pero qué quieren que les diga; a veces me surgen dudas de este tipo y por preguntar, que no quede.

Tuesday, 3 December 2013

Accesorios para la Link D8 de Tern. Luggage truss


Por supuesto que al “esqueleto” (porque la bicicleta viene pelada pero con timbre, que conste) se le pueden añadir millones de accesorios y equipación varia para ir fardando por ahí de bicicleta plegable.

Según parece, dependiendo del modelo, se pueden añadir unas y otras cosas. En el caso que nos ocupa, es decir, cuando se trata de la bicicleta plegable Tern Link D8 hay un accesorio que parece ser imprescindible.

Imprescindible porque es el cacharro que necesitas adosar a la bici para poder adosar otros cacharros. Vamos, que sin esta cosa olvídense de lo demás. El nombre que le ha puesto Tern es, ojito al nombre, “luggage truss”. Molón donde los haya; el nombre claro.

En cuanto al accesorio en sí, pues no sé. Es una especie de minibarra futurista curva de aluminio que se conecta a la bici justo delante donde va el logotipo (todo superestudiado, como ven) y que tiene un conector en el extremo que se ajusta perfectamente al resto de accesorios realmente útiles que se quieran instalar.

¿Que quiere una cesta? Necesita del palo y de la cesta, claro.

Yo creo que la idea es genial porque una vez que tienes el cacharro puedes añadir lo que quieras pero, pardiez, hay que comprar el susodicho cacharro. Tiempos modernos, vaya.

Luggage truss para la Tern Link D8

Foto vía Tern

Sunday, 1 December 2013

Enemigos del ciclista novato. El frío


Este es un enemigo sutil. No llama la atención pero cuando te fijas, lo ves por todas partes. Como un dolor sordo.

Te hace pensártelo no dos veces, ¡quinientas!, el montarte sobre la bici. Piensas, cobarde dónde las haya, que las calles deben estar congeladas desde hace horas; que seguro la niebla o esa perenne canícula se te va a colar por cada poro de la piel y te va dar un corte de digestión o algo; que con un tiempo así, entre frío y más que frío, te van a mirar raro porque serás la única que se ha puesto al manillar; que si tenemos temperaturas más frías que las del congelador es porque alguien en lo alto nos está diciendo muy sutilmente “no seas idiota y usa el coche”.

Un enemigo de lo más eficiente.

Nota: es por culpa de este malvado que últimamente no tengo mucho que contarles. Vean cómo se las gasta.