Wednesday, 8 January 2014

El tamaño importa. El de las ruedas, claro


Desde que vi al ciclista aquel chispa en la bici le estoy dando muchas vueltas al asunto de cómo luzco cuando le doy a los pedales.

No es que yo sea de las que le importa mucho cómo me vean los demás pero ¿y si voy dando una imagen de lo más confusa? Mira que si los vecinos ya comentan...

Empezar a pedalear es casi siempre una aventura, me refiero a cada vez me monto en la bici. Necesito un montón de espacio a derecha e izquierda porque en cuento le doy al pedal, la rueda delantera empieza a zigzaguear como si le hubiese dado un tabardillo. Tardo aproximadamente cinco metros (yo sobre la bici cuento el tiempo en metros) en enderezarla y más vale que no haya nada en ese momento por medio porque es tras esos cinco metros cuando por fin levanto la vista, y de sopetón.

Y yo creía que iba mejorando.

Pero hete aquí que yo no soy la única culpable de tal desaguisado. Noooo. El tamaño de las ruedas tiene el 80% de culpa. Bueno el 50% pero es un detalle sin demasiada importancia. Lo realmente importante es la ley física que hay detrás. Resulta que el zigzagueo es inversamente proporcional al tamaño de la rueda. A menor radio, mayor zigzagueo. Y como mis ruedas son canijas...

No hay nada como echarle la culpa al otro para sentirse una mucho mejor.

4 comments:

  1. Nada, si hay una razón física no es pasar la bola. xDDD

    ReplyDelete
    Replies
    1. Gracias Bettie. Sabía que lo comprenderías :)

      Un saludo

      Delete
  2. Según tengo entendido el tamaño de las ruedas también hace que se tenga que hacer mas o menos esfuerzo y que se alcance mas velocidad etc etc.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Básicamente: que a partir de ahora puedo echarle la culpa de todo a las ruedas. :D

      Un saludo

      Delete