Wednesday, 1 January 2014

Propósitos ciclísticos para el 2014


Sé perfectamente que las intenciones son sólo eso, intenciones. Pero no impide que las tengamos e insistamos en tenerlas sabiendo que lo más seguro es que no lleguen a nada. Es lo que tiene la naturaleza del concepto. Por definición una intención no requiere de resultado ¡Gracias a Dios!

Es que yo me he propuesto algo para el 2014 pero conociéndome no sé, no sé.

Lo han adivinado: tengo una intención para el 2014 e intentaré que llegue a buen puerto pero no se me enfaden si me quedo a medio camino. Al fin y al cabo es sólo una intención.

El otro día yendo por la calle me percaté de un detallito. Había tres personas andando por la acera empujando su bicicleta mientras charlaban animadamente. Eso en Alemania es una escena de lo más normal pero a mí me dio algo de envidia ver el arte con el que empujaban.

Porque yo empujo a lo mecagüen. Vamos, que agarro de malas maneras el manillar y aparto el cuerpo todo lo que puedo por miedo a acabar sin pantorrillas y allá que voy. Sin ningún miramiento. Y estos chicos de los que hablo empujaban con gracia, con donaire.

Yo quiero también y con ese propósito voy que chuto.

Propósito para el 2014: EMPUJAR CON DONAIRE.

Ahí es nada.

¡FELIZ 2014!