Friday, 28 February 2014

Enemigos del ciclista novato. El freno de pedal


Para los que no sepan lo que es, el freno de pedal es una invención diabólica pensada exclusivamente para o bien que los nervios te provoquen una apoplejía o bien que te la pegues.

¿Qué es un freno de pedal exactamente? Ni idea, lo único que sé es que en cuanto mueves un milímetro -mejor decir nanomilímetro- el pedal hacia atrás la bici se para. Tal cual. De ahí lo de freno de pedal.

Imaginemos por tanto que el pobre ciclista novato, tras unas jornadas pensando que le empieza a coger el truquillo a eso de pedalear, cae en la trampa de probar una bici que no es la suya. Se sienta en ella pensando que por fin va a poder apreciar la pasta que cuesta el velocípedo; se pone en marcha con mucho tiento para que nadie vea el sempiterno tembleque de la rueda delantera; avanza lozano pensando que lo tiene todo controlado y ¡zas! la bici se para de golpe justo en el momento que va a bajar el bordillo. Nuestro novato no va ni pa’lante ni pa’trás y suelta “¡¿pero qué c*ñ* pasa?!” y oye “¡¿para qué c*ñ* frenas?! y el ciclista novato grita ¡¿pero quién c*ñ* ha frenado?! y los malvados le dicen ¡quién c*ñ* va a ser, tú!

Todo esto mientras un santo varón que no era parte del grupo con movimientos certeros evita que el pobre novato se la pegue.

Wednesday, 26 February 2014

Bicicleta abandonada


Llevábamos meses en infructíferas discusiones sobre si sí o si no esta pobre criatura había sido abandonada a su suerte.

Yo estaba por el no pero visto lo visto ganan los que se decantaban por el sí. La argumentación era la siguiente:

- Vamos a ver. Quién en su sano juicio deja la bicicleta sin candado durante todo el invierno. Está completamente corroída, las ruedas no tienen aire y alguien ha mangado los pedales. Si buscas en el diccionario “bicicleta abandonada” sale la foto de esta.

Pues eso, que sintiéndolo en el alma me he pasado al lado del sí y ando de mal humor pensando en el gañán que ha abandonado la bici. Porque una bicicleta no se abandona ¿o sí? No tengo experiencia en estas cosas pero antes de dejar mi bici tirada la llevo primero a algún sitio especializado por si algún componente se puede salvar; seguro que en el desguace hacen maravillas con ella o, en el último extremo, siempre puedo acercarme a un punto verde. Pero dejarla así sola para que todo el mundo vea cómo se cae a pedazos...


Bicicleta abandonada

Sunday, 23 February 2014

Actividades a realizar montando en bicicleta de forma paralela


Ya conocen mi teoría de que la perrería es una de las fuerzas que realmente mueve el mundo. Más bien explica gran parte de nuestro comportamiento y si no me creen sólo tienen que mirar alrededor y ver qué cosas les gusta a la gente hacer.

Ver la tele, el fútbol, comer, la fórmula uno, leer, jugar a la consola, montar en bici... Todas estas cosas se hacen ¿cómo?, pues sentados, como queríamos demostrar.

Pero hay perrerías y perrerías. Niveles de perrería por llamarlo de alguna manera. Porque claro, también es verdad que hay gente que ve el fútbol de pie porque no hay sitio para sentarse o les toca comer de pie en la barra de un bar o juegan gratis a los videojuegos en unas consolas puestas en la tienda que, por razones que desconozco, siempre están altísimas. En fin que hay actividades que se practican movidas por la perrería pero que a veces cuestan algo más de esfuerzo.

De la misma manera, hay personas que son capaces de llevar la perrería hasta las últimas consecuencias, a riesgo de poner incluso en peligro su seguridad.

Ayer fui testigo de un ejemplo de perrería extrema. Resulta que, como país civilizado que se precie, Teutolandia corre el peligro de tener más ciudadanos perrunos que ciudadanos homínidos. Éstos homínidos deben sacar a pasear a sus canes al menos dos veces al día y eso, palabrita de ciclista novata, es un rollo entre los rollos y da una pereza enorme.

¿Cómo se puede sacar al perro a pasear y quemar la menor cantidad de energía posible? Aquí es donde entra la eficiencia teutona y donde algunos han conseguido llegar a lo más alto. Ayer vi a un tipo sacar al perro a pasear montando en bici. Años atrás me pareció de lo más extraño pero a fuerza de verlo casi todos los días pues como que ya me da igual. Normalmente esta gente va tralarí tralará y el perro corre a una distancia de metro y medio o lo que dé de si la cadena, que el ciclista de pro lleva agarrada de la mano izquierda porque si alguien ha de morir en un accidente será el can, no el dueño. Los que tienen perros enromes y veloces tienen que ir más rápido y los que tienen caniches van a dos por hora pero todos muy a lo tralarí tralará, que conste. El tipo al que me refiero en este ejemplo concreto dio un paso más llevando la correa alrededor del cuello.

Repetimos: el dueño del perro llevaba la correa la cuello.

¿Y por qué? Porque por lo visto es más fácil lidiar con los frenos (como queríamos demostrar). Y ustedes se preguntarán ¿qué pasa cuando el perro tira demasiado y la correa se tensa alrededor de la tráquea? O ¿que pasaría si, paseando por un camino con arbolitos a ambos lados del camino el perro decide rodear uno de los troncos quedado el siguiente algoritmo: ciclista con soga la cuello / tronco / perro enorme que no para de correr buscando una presa potencial tras la cuneta?

Abro el debate pero tengan en cuenta una cosa. El tipo parecía de lo más feliz.

Sunday, 16 February 2014

Accesorios para la Link D8 de Tern. La cesta


Me han pillado. Si tuviese que elegir un accesorio, uno sólo, para la bicicleta lo tendría clarísimo: una cesta y de mimbre si es posible.

Y ¡tachán!, la cesta es posible aunque no sé si es de mimbre. El problema es que la cesta sóla no vale (recuerden que hay que comprar el cacharro que la conecta a la bicicleta) así que perdonarán mi vacilación si tengo que comprar dos accesorios para acabar con uno que realmente me gusta. Pero es que la cesta mola de verdad. Si hasta se puede utilizar de bolsa de la compra sólo con un click. Mágico oiga.

Para los que no se lo creen no tienen más que ir a la siguiente dirección y pinchar en la foto pequeña de abajo.

http://www.ternbicycles.com/es/gear/biologic-holdall-basket-built-tern

Todavía no tengo cesta pero si algún día me animo me pregunto si la talega se enfadará conmigo tanto que no quiera acompañarme a ir a por el pan.

Cesta para la bicicleta Tern Link D8

Foto vía Tern

Thursday, 6 February 2014

Nombres de bicicleta. Dulcinea


Que no se diga que no lo intento 
aunque sé de sobra 
que les importa un pimiento.


¿Quién dijo que un nombre de bicicleta no podía ser poético? En rima consonante nada menos.

Al grano. Que me han dicho que “Dulcinea” está muy bien como nombre y que como aparece en libros de muy alta alcurnia pues le da un aire como más digno. No hay nada como ser parte del mundo literario para que te tomen en serio.

¿Y por qué este nombre? Pues porque dicen que se me ve muy enamorada de mi bici pero que obviamente el amor sólo va en una dirección. Que yo a mi bicicleta se la traigo al pairo y que hace lo que le da la gana sin contar con mi permiso. Además, y esto me duele reconocerlo, me deja en evidencia en cuanto hay espectadores. La muy...

Igualito que en el Quijote.

Que levante la mano el que crea que encontrarle un nombre a mi bici empieza a ser más arduo que la búsqueda de la fuente de la eterna juventud.

Seguiré buscando. Por intentarlo que no quede.

¡Ah! Que conste que el nombre es chulo pero creo que necesita algo de poso.


------------

Nota: admito sugerencias, de verdad. Tras un tiempo razonable intentaré escoger entre los nombres disponibles si es que no me viene la ocurrencia del milenio y yo solita le pongo nombre a mi bicicleta.