Sunday, 23 February 2014

Actividades a realizar montando en bicicleta de forma paralela


Ya conocen mi teoría de que la perrería es una de las fuerzas que realmente mueve el mundo. Más bien explica gran parte de nuestro comportamiento y si no me creen sólo tienen que mirar alrededor y ver qué cosas les gusta a la gente hacer.

Ver la tele, el fútbol, comer, la fórmula uno, leer, jugar a la consola, montar en bici... Todas estas cosas se hacen ¿cómo?, pues sentados, como queríamos demostrar.

Pero hay perrerías y perrerías. Niveles de perrería por llamarlo de alguna manera. Porque claro, también es verdad que hay gente que ve el fútbol de pie porque no hay sitio para sentarse o les toca comer de pie en la barra de un bar o juegan gratis a los videojuegos en unas consolas puestas en la tienda que, por razones que desconozco, siempre están altísimas. En fin que hay actividades que se practican movidas por la perrería pero que a veces cuestan algo más de esfuerzo.

De la misma manera, hay personas que son capaces de llevar la perrería hasta las últimas consecuencias, a riesgo de poner incluso en peligro su seguridad.

Ayer fui testigo de un ejemplo de perrería extrema. Resulta que, como país civilizado que se precie, Teutolandia corre el peligro de tener más ciudadanos perrunos que ciudadanos homínidos. Éstos homínidos deben sacar a pasear a sus canes al menos dos veces al día y eso, palabrita de ciclista novata, es un rollo entre los rollos y da una pereza enorme.

¿Cómo se puede sacar al perro a pasear y quemar la menor cantidad de energía posible? Aquí es donde entra la eficiencia teutona y donde algunos han conseguido llegar a lo más alto. Ayer vi a un tipo sacar al perro a pasear montando en bici. Años atrás me pareció de lo más extraño pero a fuerza de verlo casi todos los días pues como que ya me da igual. Normalmente esta gente va tralarí tralará y el perro corre a una distancia de metro y medio o lo que dé de si la cadena, que el ciclista de pro lleva agarrada de la mano izquierda porque si alguien ha de morir en un accidente será el can, no el dueño. Los que tienen perros enromes y veloces tienen que ir más rápido y los que tienen caniches van a dos por hora pero todos muy a lo tralarí tralará, que conste. El tipo al que me refiero en este ejemplo concreto dio un paso más llevando la correa alrededor del cuello.

Repetimos: el dueño del perro llevaba la correa la cuello.

¿Y por qué? Porque por lo visto es más fácil lidiar con los frenos (como queríamos demostrar). Y ustedes se preguntarán ¿qué pasa cuando el perro tira demasiado y la correa se tensa alrededor de la tráquea? O ¿que pasaría si, paseando por un camino con arbolitos a ambos lados del camino el perro decide rodear uno de los troncos quedado el siguiente algoritmo: ciclista con soga la cuello / tronco / perro enorme que no para de correr buscando una presa potencial tras la cuneta?

Abro el debate pero tengan en cuenta una cosa. El tipo parecía de lo más feliz.

2 comments:

  1. yo cada vez que los veo asi pienso, qué pasa si..

    1- el perro corre a toda hostia para aqui y para alla y te metes el pinyo de tu vida en bici
    2- el perro se ha cansao de correr y va to lento y tu vas tirando de el y estrangulandole
    3- al perro le da x frenar en seco porq quiere hacer sus deposiciones
    4- el perro se mete x entre las ruedas.. o la correa :S:S

    ReplyDelete
    Replies
    1. Las opciones 2 y 3 son más que probables porque los perros corren en cuanto te ven ir más rápido así que entramos en una espiral de velocidad eterna o como bien dices, estrangulamiento seguro. La opción tercera es la mejor porque vamos a ver, sacas al perro para que cague ¿no?
      Si por allá ves alguno sacar el perro de estas maneras házmelo saber que seguro que sacamos un perfil de perrería total. ;D

      Un saludo

      Delete