Thursday, 6 February 2014

Nombres de bicicleta. Dulcinea


Que no se diga que no lo intento 
aunque sé de sobra 
que les importa un pimiento.


¿Quién dijo que un nombre de bicicleta no podía ser poético? En rima consonante nada menos.

Al grano. Que me han dicho que “Dulcinea” está muy bien como nombre y que como aparece en libros de muy alta alcurnia pues le da un aire como más digno. No hay nada como ser parte del mundo literario para que te tomen en serio.

¿Y por qué este nombre? Pues porque dicen que se me ve muy enamorada de mi bici pero que obviamente el amor sólo va en una dirección. Que yo a mi bicicleta se la traigo al pairo y que hace lo que le da la gana sin contar con mi permiso. Además, y esto me duele reconocerlo, me deja en evidencia en cuanto hay espectadores. La muy...

Igualito que en el Quijote.

Que levante la mano el que crea que encontrarle un nombre a mi bici empieza a ser más arduo que la búsqueda de la fuente de la eterna juventud.

Seguiré buscando. Por intentarlo que no quede.

¡Ah! Que conste que el nombre es chulo pero creo que necesita algo de poso.


------------

Nota: admito sugerencias, de verdad. Tras un tiempo razonable intentaré escoger entre los nombres disponibles si es que no me viene la ocurrencia del milenio y yo solita le pongo nombre a mi bicicleta.