Friday, 14 March 2014

Cotilleos ciclistas recientes


Por aquí regalar bicicletas, aunque hayan sido usadas por doscientos primos antes, es de lo más normal del mundo. Cuando preguntas a alguien cuántas bicicletas ha tenido, necesita pensar por un momento la respuesta. Algunos de dicen que tres o cuatro, otros te dicen que si hay que contar las que han comprado o las que les han regalado, otros simplemente reconocen haber perdido la cuenta y los menos sueltan que alguna, como todo el mundo.

Y yo con la única bicicleta que he tenido en mi vida pensando que va a durar para siempre... En fin.

Pero claro, mi sobrino ha nacido aquí y mama de su entorno así que después de unos meses pensando que su bici se quedaba algo pequeña, cómo no, le han regalado una nueva por su cumple.

Antes de nada tengo que decir que no he visto la bicicleta en cuestión (en cuanto me acerque lo suficiente les adjunto una foto). Nadie pensó necesario llevarla al lugar donde celebraron el cumpleaños pero estoy al día de todos los chismes.

¡Resulta que se caga de miedo porque dice que está muy alto! Pobre.

Sé que no debería decir esto pero ¿no lo encuentran maravilloso? Porque sí, queridos lectores, mal de muchos, consuelo de tontos. En este caso no son muchos, sólo uno, y yo soy la tonta pero una tonta algo más satisfecha sabiendo que no es la única tonta con vértigo en cuanto se sube al sillín.