Monday, 24 March 2014

Triciclos inusuales


Ya sé que éste es un triciclo de lo más común. Manillar, sillín y pedales con tres ruedas. Un triciclo, vaya. Lo inusual no es el triciclo en sí, lo inusual es que haya triciclo.

Como lo leen, ver un triciclo en Alemania es raro, raro, raro (pongan ustedes el acento correspondiente). Ya les conté que aquí la ciudadanía utiliza esas minibicis sin pedales para que los niños empujen primero y luego pedaleen. Un sistema que considero casi infalible y que evita muchos quebraderos de cabeza pero, oigan, los hay de la vieja escuela.

Así son mis vecinos. Empezaron con el triciclo, luego pasaron a la bici con ruedines y ¡ayer vi a mi vecinico intentarlo sin las ruedecillas! Todo un valiente de, atención, dos años y medio.

Deprimente si no fuera porque mi vecinico (a partir de ahora V por lo de valiente) es la caña de Alemania. Y claro, yo con la caña de Alemania no ando con envidias. Bien orgullosa que estoy. Y eso que el chaval no me ha sonreído en la vida pero yo sé que le caigo bien porque....

...¡tachán! Ha accedido a dejarme fotografiar su triciclo ya que él no lo necesita según dice, que él es grande y que claro, ya puedo yo hacer lo que quiera bajo su supervisión, faltaría más (seguro que piensa que le voy a mangar el triciclo pero no se lo tomo en cuenta).

Señoras y señores, niños y niñas. Aquí tienen el primer triciclo que he visto en Alemania.



4 comments:

  1. Qué caña. Y puedes transportar a un vecinico2 detrás. xDDDD Estos alemanes están a otro nivel.

    ReplyDelete
  2. Replies
    1. ¡Hola Perthes, cuánto tiempo!

      A que mola el triciclo.
      Un saludo

      Delete