Thursday, 5 June 2014

Escenas ciclistas


Hace unos días estuve en suelo patrio, por fin. Y claro, como voy de ciento en viento pues los cambios como que me dejan perpleja; será porque no veo ninguna transición.

Esta vez he ido de visita en plena primavera y he podido pasar unos buenos ratos en lugares que normalmente en invierno como que no son de lo más apetecibles.

Hablo de Madrid Río.

Antes de nada. Necesito decir que el proyecto de tunelar la M-30, aunque teóricamente muy chupi, nos va a costar espasmos y sudores pagar. Es más, algo me dice que jamás acabaremos por pagar semejante obra pero así somos.

El caso es que limpiar y arreglar el río es algo que debía hacerse. Sí o sí. Y para qué negarlo, está quedando muy pero que muy bien. Más aún si tenemos en cuenta que se ven más bicicletas en las orillas del Manzanares que en toda la provincia junta y verlo me puso en una nube de felicidad.

Jamás hubiese imaginado encontrar una escena así en Madrid. Se lo prometo. Un semáforo para ciclistas y un montón de bicicletas río arriba y río a bajo. Para mear y no echar gota.

¿Creen que debería hacerme ilusiones pensando que las cosas están cambiando?