Monday, 2 June 2014

Logros del ciclista novato. Cuando te ves montando otras bicicletas


No es que quiera pero oye, hay veces que alguna que otra bicicleta perteneciente a otro biciadicto te hace tilín y una no es de piedra.

Lo interesante del asunto es que este tipo de pensamientos (dícese del deseo incontrolable de querer por sistema lo que otros tienen y de lo que una carece o, en román paladino, querer la bici del vecino) no los tenía antes, más que nada porque todavía me cuesta hacerme un croquis de cómo pinto yo sobre la bici y además, yo pensaba que con lo que me estaba costando acostumbrarme a mi bici iba a ser imposible intentarlo con ninguna más.

No sé si me explico. A lo que me refiero es que por mucho que yo adore a mi cabritilla hay otros velocípedos molones en el mundo y, oh milagro, me veo sentada en ellos.

Quién lo iba a decir. Yo probando aquí y allí como si fuese lo más fácil del mundo sentarse sobre un sillín y dar un voltio para probar la suspensión, por ejemplo.

Tampoco piensen que me he vuelto loca sentándome en todas las bicicletas que me parecen chulas, simplemente creo que podría pedalear en otras bicis que, hasta ahora, me parecían pertenecer a un mundo muy muy lejano..

En fin, que espero que esta sensación dure y más aún que no me la pegue probando la bici del vecino porque si me la pego no volveré a ponerle los cuernos a mi cabritilla.

2 comments:

  1. Significa que te sientes tan cómoda con tu cabritilla que te dan impulsos de serle infiel. ESO es un progresazo, ¿no? jajaja

    ReplyDelete
    Replies
    1. Chsss! No tan alto que te puede oír.

      ;D

      Un saludo

      Delete