Monday, 25 August 2014

La llave inglesa


Puede, sólo puede, que el tema de las llaves inglesas se me escape. Pero tampoco es que se me escape tanto como para no apreciar ciertas cosas.

Como he visto usar llaves inglesas mientras se reparan bicicletas he pensado que el tema  está lo suficientemente relacionado con este blog y ahí que voy a enseñarles una joya que estaba oculta debajo de Dios sabe dónde y que descubrí gracias a la renovación de aquella Diamant.

No se trata de una sino de todo un juego de ellas. Todos los numeritos, desde la más pequeña hasta la de tamaño tanque y todas toditas todas de la época de la Guerra Fría. Si señores, en casa tenemos un juego de llaves inglesas de la Unión Soviética y yo, claro, he flipado, flipo y fliparé en colores hasta mi último aliento.

Llaves inglesas con el Made in USSR impreso y aquí la gente ¡sin darle importancia! Los alemanes son muy, muy, pero que muy raros.

Llave inglesa de la época soviética número 19/22

Saturday, 16 August 2014

Triciclo Schwinn Roadster


Perdónenme si me tiro el pisto pero es que yo tengo amigas con muy buen gusto. Para que vean que no miento hay abajo una fotico que lo corrobora.

Ella, mi amiga claro, iba tan tranquila por el mundo cuando ¡zasca! Vio un triciclo para moteros precoces asomar insolente en el escaparate de aquella tienda. Porque un hijo le puede salir a uno estudioso, guapo, simpático, algo quejica y/o también motero. Y cómo piensa usted que va a ayudar a su pequeño a sufrir la ausencia de una moto de las de verdad hasta que cumpla la edad reglamentaria, a ver ¿cómo?

Mi amiga le ha ofrecido al mundo esa posibilidad escaparateando esta maravilla que no sabes si les gusta más a los padres o a los niños. Así que nada, pequeñajos del mundo ¡a la carretera!

Es como ser parte de un MC para menores. Mooooola.

Que sepan que el dueño de esta maravilla es una fémina con un carácter que va a la par con la minimotosimotor que le han regalado. Y ojito que cuando se pone el casco tiembla el asfalto. Menuda es ella.

Aquí les presento el triciclo Schwinn Roadster o más comúnmente denominada “La Chopper”.


Triciclo Schwinn Roadster rojo



Una cosita más: hay también para mayores. Bicis, me refiero.

Tuesday, 5 August 2014

Llevando a la criatura en bicicleta



Vuelvo a quedarme ojiplática al ver cómo algunos son capaces de dominar a la bestia a la vez que realizan otras tareas. No se trata de ser multitarea, no, se trata de ser un mago o algo parecido.

Ahora que el sol aprieta, incluso en Alemania, y todo el mundo parece sacar de paseo a la prole al mismo tiempo intento discernir qué clase de poder oculto es el que tienen estos señores para ser capaces de llevar al churumbel y además mirar el paisaje, o hablar con alguien pedaleando al lado o yo qué sé.

Lo primero de todo: ¿Cómo diantres se lleva a un pequeñajo detrás o delante o en medio sin acabar en el suelo de forma irremediable?

Yo lo he visto, creanme, los pequeñajos no paran de moverse y también disfrutan del paisaje, el helado o los pajaritos y eso, queridos amigos, ¡desestabiliza la bici!

Pongamos además, el más difícil todavía: Jugar con ellos al veo veo y asegurarse de que todo va bien atando bien las correas mientras se pedalea. El no va más y mi más sincera admiración.





Si tengo suerte este será el primer post de una retahíla de ellos dedicados a cómo acoplar a un niño sobre la bicicleta. Lo único que necesito es tener la cámara a mano cuando alguno de estos milagros de la técnica y algún que otro padre/madre de familia tenga a bien desplazarse en bici con su descendencia y pasar por delante de mis narices.

Este sistema, como ven, es una silla de plástico (que los niños dicen que es un poco incómoda cuando hace calor porque les suda todo, sic) atada no sé cómo a la parte de atrás de la bicicleta. Es, que sepa yo, la forma más extendida de llevar a las pequeñas personitas por aquí.

Y la instalación no se mueve. Palabrita de ciclista novata (a no ser que me hayan mentido malamente, que también puede ser).