Monday, 30 March 2015

Dos tipos de negro en bici


El otro día los vi.
Que sí, que sí,
que yo los vi.

Yo pensaba que esas cosas sólo se veían en la tele o en alguna serie en la playa pero no. También se ven en medio de la nada europea, en pueblos que casi no salen en el mapa donde una salchicha entre dos mendrugos de pan es considerada delicatessen.

Andando íbamos
que sí, que sí
cuando ellos pasaron
que sí, que sí.

Imaginen mi sorpresa cuando a lo lejos dos cucarachas con sombrero oficial, pantalón corto y calcetines altos se nos acercan en bici mientras hablan entre ellas. Pero no, no eran cucarachas. Las confundí por culpa de la distancia.

¡Eran dos policías con cara de malas pulgas!

Miré a las copas de los árboles no fuese a haber cámaras ocultas o, milagro, milagro, nos hubiésemos teletransportado a la serie Pacific Blue.

Y así nos pasaron
que sí, que sí
Sin hacer preguntas
que sí, que sí.

Pues nada, que en Alemania ya tenemos policía sobre dos ruedas y oye, no pintan nada mal. Además, dan igual de miedo. Al menos esos dos.

Friday, 20 March 2015

Nada que ver con bicicletas


Ya sé que me salgo de madre pero es que hoy solo tengo neuronas para una cosa: el eclipse.

No se lo creerán pero tengo el privilegio de vivir con un físico, un físico de guerrilla. Me explico: es cómo vivir con MacGiver. Un lienzo (me refiero a un cuadro pero sin pintar), unos prismáticos, un trípode para poder apoyar las manos y una cámara para perpetuar el evento.

Aquí tienen el eclipse, certificado en nuestro cuarto de baño.