Sunday, 28 June 2015

Fundas para el sillín de la bici. Polka dots


Comúnmente son llamados lunares, pero no me irán a negar que “polka dots” no queda mucho mejor. He descubierto que los lunares están de moda en todas partes menos en España, si exceptuamos la Feria de abril o San Isidro, creo. Los ves por todas partes, sobre todo en complementos y la funda para el sillín de la bici es un complemento donde los haya.

No exagero. Cuando vives en un lugar donde el invierno dura como poco seis meses y el resto es un vano intento de buen tiempo pues una funda para el sillín es indispensable si no quieres acabar con una infección en los riñones o ir con una mancha en el trasero. Porque aquí no llueve, diluvia. Y después del diluvio ¿qué viene?; la helada. ¡Ah! Y con la helada también se corre el peligro de que las posaderas se queden pegadas haciendo de ti una estatua de hielo viviente con estalactitas colgando de las fosas nasales.

Pero no hablemos de inviernos en pleno verano, por muy corto que sea.

Últimamente me encuentro, sin embargo, con fundas que no están pensadas para proteger sino para ensalzar. Son fundas que van con el color de la bicicleta y en vez de pseudoplástico son más bien de tela.

Esta me parece super chic así que ahí va.





En cuanto a la personalidad del bicicadicto... lo que está claro es que tiene mucho estilo. He dicho.

Comenten, comenten.

No comments:

Post a Comment