Monday, 8 February 2016

Pedaleando en casa sin bicicleta estática


Estaba yo en pijama y con el pelo enmarañado cuando sonó el timbre de la puerta y, probablemente porque todavía estaba medio dormida, abrí sin pensármelo dos veces.

Un alegre y despertadísimo cartero me estaba esperando con un paquete del tamaño de la Catedral de Burgos y me hizo firmar allí en medio del frío para recoger esta maravilla.

El Blue Twist de la marca Tacx.


Caja con el Blue Twist según llegó


¿Que no saben los que es? Pues yo tampoco.

Tuve que preguntar qué demonios hacía eso en casa y no negaré que pensé seriamente si se habían equivocado pero no.

Resulta que como cada vez es más complicado dar una buena vuelta en bici por estos parajes (ya les contaré los detalles de la tragedia en otro momento), pues aquí, el que me soporta, ha decidido entrenar en casa pero sin bicicleta estática. Porque esta cosa es mucho mejor que una bici estática, dónde va a parar.

Se trata de una cosa en la que encajas la bici y te pones a pedalear. La tracción de atrás además es regulable, lo que hace que parezca que subes los Pirineos si te da la gana. Además puedes acoplar cualquier bicicleta lo que hace que cada miembro de la familia pedalee en su velo con solo desenroscar dos tuercas.

La cosa esta viene empaquetada tal que así y se monta a lo IKEA siguiendo unas simples instrucciones (en inglés).

Entrenamiento en casa Blue Twist



Montar, lo que se dice montar la cosa esa fue un camino de rosas. ¿Diez minutos, quince? Y así quedó de bien puesta la segunda bicicleta más bonita del planeta.







La rueda pequeña de atrás es la resistencia. La rueda de la bici se apoya sobre la parte metálica del medio.


Peeeero, nosotros no podíamos hacer algo a derechas así a la primera.

Por desgracia, y aunque dicen que vale para todas las velos, nuestras bicicletas no quedaban completamente bien encajadas. Y lo averiguamos de la forma más tonta. Vamos, que al irse a montar mi chico como que toda la construcción y él se inclinaron peligrosamente a la izquierda imitando la torre de Pisa. La rueda de atrás iba bien pero el resto como que corría peligro de desmoronarse a la siguiente pedalada.

Entonces nos dimos cuenta de una verdad irrefutable: la cosa esa no vale para TODAS las bicicletas. Ni la clásica de él ni la moderna y superfashion mía.

¿Qué hacer?

Volver a leer las instrucciones y reparar en que no sé que especificación hacía que las tuercas que sujetan la rueda de atrás no fueran las exactas para encajar en los laterales de la cosa esa.

Así que hubo que comprar un paquete extra de tuercas.



No cometan el mismo error y asegurensé de que su bicicleta es una de esas universales.

Dos días después quedaba todo arreglado y miren lo bien que quedó.






Cuatro días después no hay manera de bajar a mi chico de la bicicleta hasta el punto de que pienso seriamente si instalarle una nevera al lado derecho de la rueda delantera, un retrete al lado izquierdo de la trasera y, como no, la tele delante.

Con eso podrá pedalear hasta el infinito y más allá.

Según él: una maravilla.

2 comments:

  1. ¡Quiero una! La verdad que hace bastante vi algo de esto, pero aún me lo pienso. Tendré que ver precios y demás.

    ReplyDelete
    Replies
    1. ¡Hola Bea!
      De unos cien eruos en adelante. Los modelos más caros hasta llevan "ordenador de abordo" incorporado y frenos ultramodernos y millones de cosas.
      Ya me contarás cuando te decidas.
      Un saludo, guapetona.

      Delete